Viernes, abril 28, 2017
Home Marca Argentina

FIT – La mayor feria de turismo de de Latinoamerica y una de las mas importantes a nivel mundial.

La marca de lo que somos los Argentinos, representado en su máxima expresión.

Un stand verdaderamente impactante donde el creativo  Héctor Berra utilizó los medios tecnológicos para comunicar y expresar de manera interactiva el reflejo de los argentinos. Mediante un juego de preguntas y respuestas cada uno de los visitantes podía verse reflejado y saber así las cualidades mas acentuadas de argentinos que somos. Un trabajo creativo realizado por Berra Desarrollos Creativos junto a Santa Fe Producciones para MINTUR – Marca País

Se realizó el pesaje de los púgiles que este sábado por la noche protagonizarán la pelea del año y en la que se pondrán en juego tres títulos mundiales. El “Chino” marcó en la balanza 66,226 kilos, mientras que “The Money” pesó 66,450 kilos.

– Foto:Telam



Tanto Marcos René Maidana como Floyd Mayweather dieron el peso de la categoría welter para la pelea que sostendrán mañana en Las Vegas, la denominada “Pelea del Año”, y que será la revancha del primer combate que mantuvieron meses atrás, en la que venció Mayweather.El primero en subirse a la balanza fue el “Chino” de Margarita, que pesó 146 libras, es decir, 66,224 kilos. Luego fue el turno de “The Money”, quien dio 146,5 libras (66,450 kilos). Lo mismo pesaron para el primer combate, aunque con valores invertidos, ya que en aquella oportunidad el de Margarita dio 146,5 libras y Mayweather 146.

Este sábado se pondrán en juego los títulos Welter CMB, Supermundial Welter AMB y Superwelter CMB.

Mirá el video del pesaje y lo que dijeron los boxeadores tras subir a la balanza:

 

 

EL CHINO MAIDANA SE ANIMÓ A CANTAR CON EL CHAQUEÑO PALAVECINO Y LOS TEQUIS!!!

MIÉRCOLES DE DE RELAX PARA EL CHINO, EMBAJADOR MARCA PAIS.

Con la presencia del Secretario Coordinador del Ministerio de Turismo de la República Argentina, Alejandro Schiavi, junto al Cónsul General en Los Angeles, Alejandro Casiró, se llevó a cabo en la noche del miércoles en uno de los restó del MGM Grand de Las Vegas la ya tradicional “Noche Argentina”, en este caso para acompañar a Marcos René Maidana, el popular “Chino” que desde marzo es Embajador Marca País y que este sábado se medirá con el invicto Floyd Mayweather, con la posibilidad de transformarse en el primer boxeador argentino en ganar tres coronas en la historia.

Más de un centenar de invitados especiales, entre los que se destacaban todos los medios argentinos acreditados para el evento, además de la prensa internacional de habla hispana fundamentalmente, personalidades y familiares del propio Marcos René Maidana junto a sus sponsors.

“Nosotros decidimos en el mes de marzo apoyar a Marcos Maidana porque creemo que es el reflejo de los valores que los argentinos debemos hacer flamear por el mundo como bandera: humildad, trabajo, dedicación y mucho esfuerzo para superar”, explicó Alejandro Schiavi en la apertura formal.

A continuación, fue presentada “Marca País Icon Quiz”, una aplicación realmente novedosa para conocer más profundamente Marca País. En las pantallas se proyectaron los spots de TV del “Chino” Maidana como Embajador Deportivo de la Argentina.

En representación de la prensa argentina, se decidió realizar un reconocimiento particular a tres de los periodistas más reconocidos especializados en boxeo desde hace tantos años como son Carlos Irusta, Horacio Pagani y Osvaldo Príncipi. Este último tendrá la responsabilidad de relatar la pelea el sábado por la TV Pública junto a Carolina Duer, ex campeona mundial que también fue reconocida por la Marca País.

El momento más culminante de la noche, que contó con la presencia de Los Tekis, se dio cuando ingresó Marcos René Maidana junto a Robert García, su entrenador, y Sebastián Contursi, su mánager. Allí, el “Chino” se encontró con una sorpresa anticipada: el “Chaqueño” Palavecino, con quien compartieron para asombro de los presentes un sapucay, recitado y cantaron juntos el chamamé “El Toro”.

Como se sabe, Maidana ingresará el sábado al ring acompañado por el “Chaqueño” Palavecino con la guitarra con un tema a elección (puede ser “El Toro” o bien “Dale Chino”, tema que especialmente el “Chaqueño” compuso para esta pelea), mientras que el Himno Nacional Argentino será responsabilidad de Jorge Rojas junto a Los Tekis.

Antes del cierre, el General Counsel de Nevada, Chaunsey Chau-Doung, invitado especialmente por el Cónsul General en Los Angeles entregó a Maidana un obsequio a modo de bienvenida a Las Vegas.

El final del evento organizado por el Ministerio de Turismo de la República Argentino no pudo ser mejor: Marcos Maidana cantando y recitando, a horas de su pelea con Mayweather. Así, la Marca País se hizo presente en Las Vegas con un sello inconfundible de “Argentinidad”.

Maidana está en peso para la pelea. Este domingo en la madrugada es la velada en el MGM Grand Arena de Las Vegas. El estadounidense pone en juego los títulos de peso welter de la AMB y del CMB.

Face to face… cara a cara, en la pelea anterior.- Foto:Archivo El Litoral



El Litoral
Télam

El santafesino Marcos Maidana y el estadounidense Floyd Mayweather se verán hoy las caras por última vez antes del gran combate del sábado, donde estarán en juego los títulos de peso welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y el superwelter del (CMB) que posee el estadounidense, cuando realice el pesaje oficial en el MGM Grand Arena de Las Vegas.

La tradicional ceremonia se efectuará en el mismo escenario del combate mundialista -el MGM Grand Arena- a las 14.30 de Las Vegas (18.30 hora de la Argentina).

En el pre pesaje realizado el pasado 18 de agosto, como establece el reglamento El “Chino” registró 158 libras (71,667 kilos), mientras que “Pretty Boy” pesó 150 libras (68,050), mientras que el límite de la divisional superwelter es de 154 libras (69,853 kilos).

En la misma ceremonia de esta tarde también subirán a la balanza el estadounidense Leo “Terremoto” Santa Cruz y el mexicano Manuel “Suavecito” Román, para la pelea en la que el primero defenderá el título supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Posteriormente lo harán el mexicano Miguel “Titere” Vázquez y el estadounidense Mickey Bey, para el choque donde el púgil de Tijuana arriesgará la corona mundial de peso ligero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

La megavelada que se completará con otros siete combates será transmitida en directo por la Televisión Pública y por el canal de cable Space.

Marcos René Maidana recibió una vez más a El Litoral, en la intimidad de su imponente suite del MGM. A la noche, se divirtió con la música.


– Foto:Enviado Especial



Darío Pignata
Enviado especial a Las Vegas/Nevada (EE.UU.)
dpignata@ellitoral.com

Tiene razón el admirable Carlos Irusta, con quien anoche compartí el honor de conducir “La Noche Argentina” que organizó Carlos Fertonani con Santa Fe Producciones en Las Vegas, cuando me dice que “este es un privilegio sólo de los argentinos”.

Es que a menos de 48 horas del pesaje oficial en la pelea de su vida, nadie puede creer que además de aparecer para el mensaje formal y las fotos de protocolo, la postal final de “La Noche Argentina” que propone el Ministerio de Turismo de la Nación en cada evento internacional de jerarquía sea el mismo “Chino” Maidana al lado del “Chaqueño” Palavecino y Los Tekis cantando, recitando y hasta improvisando un sapucay. Y, de yapa, tomando un mate que ceba “Culacha” Romagnoli, amigo de Calchaquí.

De repente, desde el puesto privilegiado arriba del escenario que tiene El Litoral, observo como Horacio Pagani, Osvaldo Príncipi y Constancio Vigil revolean servilletas al ritmo del folclore. Son más de 100 invitados VIP entre los colegas de los medios criollos, la prensa internacional acreditada y los invitados especiales entre los que se destacan los familiares y amigos del “Chino” Maidana que llegaron hoy desde Margarita. Parece increíble.

A esta altura de la noche, el protocolo oficial con el que se abrió “La Noche Argentina” quedó en el olvido. Primero, el Cónsul General en Los Angeles, Alejandro Casiró y luego, el Subsecretario del Ministerio de Turismo de la República Argentina, Alejandro Schiavi, dieron la bienvenida.

A su lado, el representante del Gobierno de Nevada, Chaunsey Chau-Duong, llegaba con una distinción original y bien americana: la patente de un coche de Maidana en estas tierras, algo así como la llave de la ciudad o la declaración de “Ciudadano/Visitante ilustre”.

A pocas horas de la pelea, todo el mundo pensaba que la presencia del “Chino” sería para cumplir y nada más. Error. Mientras los invitados lo esperaban degustando exquisiteces y vinos argentinos, afuera era cada vez más importante la cantidad de gente que se juntaba para verlo.
Cuando Marcos René Maidana irrumpió en el escenario junto a Sebastián Contursi, su entrenador Robert García y su inseparable amigo “Pileta”, el recinto explotó. Adentro y afuera, el grito fue un solo: “Olé, olé, olé….Chinooo, Chinooo…”. Era el momento más esperado de “La Noche Argentina”.

Claro que antes y después, se vivió la “Argentinidad al palo”. Primero, gracias a Los Tekis, que anticiparon algo de lo que emocionará el sábado, cuando suban con Jorge Rojas a entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino. “Nos dicen que es la cuarta vez que un músico lo canta en Las Vegas”, todo un orgullo comenta Mauro a El Litoral.

“Viva mi Santa Fe”, grita el “Chino” cuando está ahí arriba y el grito emociona, mucho más cuando después le pega un “Y vamos Argentina” para que un grupo recordando lo que pasó en el Mundial improvise un “Mayweather decime que se siente, tener en casa a tu papá…”

Si ese hubiera sido el final, la noche hubiera alcanzado la perfección. Pero “La Noche Argentina” se hace interminable. Sube Contursi, habla poco pero anuncia una sorpresa y ahí aparece “El Chaqueño” con alguno de sus músicos.

De golpe aparece una guitarra, pero el “Chino” no se anima a las cuerdas, aunque sí mete sapucay y a pedido de “El Chaqueño”, recita una parte del chamamé “El Toro”, su tema preferido desde chico.

Una mira afuera, en los pasillos del MGM, y cada vez es más la gente que se frena para verlo y escucharlo. Aunque sea de lejos. Hay argentinos, sí. Pero hay mexicanos a granel para hacerle el aguante.

Antes de despedirse, toma un mate arriba de escenario y la postal es increíble, porque “El Chaqueño” los llama a “Los Tekis” para hacer un tema final. La verdad, “La Noche Argentina” parece una noche soñada de Cosquín. Pero es Las Vegas, a menos de tres días de la revancha Mayweather-Maidana y sin embargo es un privilegio tenerlo allí arriba al “Chino”. Se saca fotos, firma algunas remeras, le hace una broma a Carlitos Fertonani y nos hace seña para que con Carlos Irusta los despidamos.

En el mismo lugar, pero bien atrás, está su gente: papá Orlando, hermanas, hermanos y amigos. Está Ricardo Ferreiro, que antes a la tarde le había dicho al “Chino” que después de la nota de El Litoral en San Justo “lo llamaron de todos lados”.

El final del miércoles lo propone “La Noche Argentina”, pero antes en el día de Maidana hubo conferencia de prensa (“Vengo a hacer historia”, aseguró) y la llegada de sus seres queridos a los que le mostró su HABITACIÓN con el diario de Santa Fe como privilegiado testigo.

Ya no queda nada para la pelea: hoy jueves descanso, el viernes pesaje y el sábado al Arena para ir por esas tres coronas de Floyd. Todo el mundo coincide en lo bien que se lo ve, en lo alegre que está el “Chino” de cara a la segunda gran chance de su vida.

Mas allá del plan a futuro de Seba Contursi por meterlo cada vez más en el poderoso mercado mexicano, la idea del mismo manejador está desarrollada a la perfección con la “Argentinidad”. Es que además del “Chaqueño” y Los Tekis, hoy debiera llegar Jorge Rojas con la responsabilidad de cantar el Himno.

Se termina un día interminable. Son las dos y media de la mañana en esta ciudad armada en el medio del desierto. Los ojos se cierran. Hay cansancio, sí; porque como me diría “El Chaqueño” Palavecino vinito de por medio al final de todo, uno en este HOTEL anda “como sandía en carro, de un lado para el otro”.

Ahora sí, quedan dos días para el gran día. Se acerca el temblor en Las Vegas, pero al “Chino” nada lo saca, ni siquiera Mayweather con su circo. Cuando estamos por despedirlo de “La Noche Argentina”, Carlitos Irusta recuerda que el domingo 14 de septiembre es el Día del Boxeador.

Es el día del “Chino” y de tantos. Entonces, Maidana escucha el dato y se da cuenta que el mundo del boxeo argentino está esperando un solo regalo. El que no pudo tener Firpo en sus manos contra Dempsey en Nueva York. El que puede tener él este sábado contra Mayweather.

 

Maidana jugó fuerte ayer en el MGM: “Mayweather no es lo que parece y voy a buscar el nocaut”. Gran presencia de latinos y un puñado de argentinos al grito de “Y pegue Chino, pegue…”.

D2-A-IMG_1115.JPG

La Misión Maidana y El Chino. El enviado especial de Diario El Litoral junto a Carlos Fertonani, de Santa Fe Producciones, consiguen la exclusiva en medio de tantos colegas y prensa del mundo en Las Vegas: le entregan de regalo la remera de la “Misión….” que comparten este diario, Canal 13 y LT 10. Foto: Alberto Malqui/Santa Fe Producciones

Darío Pignata

Enviado especial a Las Vegas/Nevada (EE.UU.)

dpignata@ellitoral.com

Si no fuera por ese puñado de argentinos que hicieron el aguante con las banderas y explotaron con un ¡“Olé, olé, olé… Chinoooo, Chinooo…”!, parecía que estaba por ingresar al lobby del MGM Grand el mejor boxeador mexicano de todos los tiempos.

Es que el principal sponsor del evento (Cerveza Corona), los integrantes del Team Maidana y el cariño que logró ganarse el de Margarita, colaboran con la confusión.

Por eso nos emocionamos de verlo ingresar con la cortina musical de “Dale Chino”, el tema especial que le regaló el “Chaqueño” Palavecino y que le gustó mucho a Marcos. Y ese grito de “Y pegue Chino, pegue” sonó bien criollo dentro de una comunidad latina que lo adora. Me cansé de ver camisetas verdes de la Selección de México esperando por una firma o foto soñada.

Entró, como siempre, rodeado de su gente; ésa que lo ve entrenar de sol a sol con un sueño que no parece tan inalcanzable, por más que en 46 veces anteriores fue imposible para todos los que se le pusieron adelante a Floyd Mayweather.

Robert García, el profe Raúl Robles, el inseparable “Pileta” y su manejador, Sebastián Contursi fueron los que lo acompañaron. Un rato antes, casi como preparando el clima previo, habían terminado de actuar unos mariachis al grito popular de “México lindo y querido”.

La avanzada de la prensa argentina llegó casi con El Litoral, Canal 13 y LT 10 en la llamada “Misión Maidana”. Desde Osvaldo Príncipi que relatará la pelea para la TV Pública; pasando por el querido Horacio Pagani de Clarín y el interminable Carlitos Irusta.

Apenas un puñado más de colegas, como Germán Giani de TyC Sports; Juan Brignone de www.jebboxing.com y Claudio Coronel, de Fox Sports.

Esos pocos estábamos dentro de un prolijo corralito con asientos que casi ninguno respetó: esto es boxeo, no teatro. Y todo el mundo quería ver de pie el ingreso de Maidana.

El “Chino”, vestido con saco clarito, jeans corte italiano y gafas negras con marcos dorados, fue ovacionado cuando llegó a lo más alto de la improvisada tarima. Hasta los más desprevenidos pasajeros -los puede haber en el contexto de 5.000 habitaciones, no- que se registraban en un lobby sitiado no salían del asombro.

Si a muchos le impresiona cómo Maidana aprendió a boxear de la mano de Robert García en los últimos años, a otros los impacta cómo aprendió a “venderse” desde la palabra desde hace algunos meses. Porque si bien no es “Maravilla” Martínez, el “Chino” entendió perfectamente y sabe decir lo que su gente quiere escuchar. Y lo que le sirve al show de los puños. Por acá, primero está el show y después todo lo otro.

A la hora señalada, en el medio del desierto, el chico de un pueblito llamado Margarita lejos estuvo de tirar flores: “Sé que Mayweather no es lo que parece; en la primera pelea lo tuve contra las cuerdas varias ocasiones. Voy más preparado que la otra vez, voy por el nocaut como siempre pero lo puedo ganar en las tarjetas también.”

Cuando lo consultaron por la edad de Mayweather, queriendo hacerlo entrar en la polémica los colegas americanos, sólo se animó a decir: “Yo hablo de mí, me siento muy fuerte porque soy joven”.

Donde sí mostró la lengua filosa fue cuando le avisaron que Floyd había vuelto a decir que “peleó sucio, no boxeó”.

Entonces, el “Chino” sacó el uno-dos: “Si hablamos de pelear sucio, él también es sucio. Lo que pasa que sabe que le voy a pegar más que la otra vez, sabe que tendrá otra noche difícil. El es muy bueno en muchas cosas pero a mí no me va a afectar psicológicamente como hizo con otros. Yo no lo escucho, sólo pienso en la pelea”.

Finalmente, al ser consultado por el porqué de la frase “Mayweather no es lo que parece”, explicó que muchos de los 46 boxeadores que aparecen en su cuenta invicta le hicieron las cosas fáciles. “Como no salieron a golpearlo, parece invencible, pero yo me animé y me voy a volver a animar”.

Mariano, que es el “tatuador” oficial de los famosos, estaba a su lado también y lo escuchaba con atención. Una vez terminada la rueda de prensa, apenas un grupo muy reducido subió con el “Chino” a su HABITACIÓN en la parte más alta de este imponente MGM.

Entre ellos, el santafesino Carlos Fertonani, titular de la empresa Santa Fe Producciones y responsable absoluto de esta inédita movida de medios llamada “Misión Maidana”.

Luego llegó Floyd al mismo lugar. Muchas veces, Mayweather parece tener más guardaespaldas que seguidores. De todos modos, “The Money” dijo más de lo mismo, le contestó a Maidana, habló de Pacquiao y de su posible retiro en septiembre de 2015.

El protocolo marca que hoy cuando El Litoral esté en la calle (hay cuatro horas menos acá en Nevada) nos volveremos a ver con los dos boxeadores en una conferencia de prensa que incluye un lunch en el Hollywood Theatre.

Si es por el efecto de la llegada de hoy con sus ruidosos seguidores y el filo de las declaraciones, Maidana hizo “punta” y aseguró primera. Todo el mundo espera el “temblor” del sábado en la ciudad de la furia.

Mayweather tiene furia por el dinero y ya conoce la gloria. El “Chino” sabe que, más allá del dinero que merece ganar arriba de un ring, hay algo que no tiene precio: ganarle al mejor del mundo, al que no perdió nunca, en su propia casa.

“La casa del campeón”, como se publicita la única pared alta de este imponente HOTEL plano en medio del desierto. Claro que ayer, este MGM de Mayweather se llenó de “ocupas”, casi todos mexicanos y varios argentinos al grito de “Y pegue Chino, pegue…” para darle más furia a Maidana.

D2-B-IMG_1133.JPG

Llegaron desde Margarita. “Los Viñuela”, que arribaron especialmente para la pelea del sábado y el Chino les donó su bata para subastar en una acción solidaria. “Hablá a casa que compren mañana El Litoral”, dijo el padre.

Foto: Alberto Malqui/Santa Fe Producciones

“Los Viñuela” de Margarita

  • Dentro del puñado de argentinos que llegó hasta el lobby del HOTEL, El Litoral encontró ayer en la presentación de los boxeadores en el MGM a “Los Viñuela” que llegaron especialmente de la Margarita natal de Marcos René Maidana.

Carina, la hija de Miguel Viñuela, contó a este diario que el orgullo por haber llegado desde Margarita hasta Las Vegas es doble: ella colabora con una entidad que asiste a personas en situación de calle en la ciudad de Santa Fe y se llama Solidaridad, por lo que al poder llegar al “Chino” con esta idea él le donó la bata de una de sus peleas para que pueda ser subastada.

“Hasta el sábado mismo se pueden meter en el buscador de Ebay y hacer subir la subasta. Lo recaudado será donado por el Chino para poder colaborar con la gente que lo necesita”, explicaron.

A propósito de Margarita, anoche arribaron a Las Vegas los familiares directos y amigos del Chino de su lugar natal. Orlando, su padre, varios de sus hermanos, Ricardo Ferreiro “el descubridor” y “Culacha” Romagnoli, entre otros. Su madre, que vive en Buenos Aires, también estará presente, mientras que su compañera Mariana y su hijita Emilia se quedarán a verla por televisión desde Calchaquí.

 

Noche exitosa de prensa, difusión y presentación ¨MISIÓN MAIDANA¨, así se lucia el mensaje para todos los argentinos de Marcos ¨CHINO¨ Maidana, rumbo a la gran revancha el 13 SEP en el MGM GRAND de Las Vegas.

El corto publicitario fue producido por el Ministerio de Turismo de la Nación, en el marco del programa ¨MARCA PAÍS¨.

 

Dice que lo mejor que hizo fue atacarlo y faltarle el respeto. Pero hace autocrítica: “Me encimé mucho por la ansiedad de ganarle y al encimarlo me quedé sin distancia para los golpes que lastiman”.


Maidana: “Ahora ya sé quién es Mayweather y le puedo ganar”

Entre mate y mate. Ceba unos amargos el “Chino” Maidana en la intimidad de su casa en las afueras de Oxnard. El pibe que nació en el medio del campo, en Margarita, está a menos de tres semanas de lo que muchos consideran “La pelea del siglo”, ya que el invicto Floyd Mayweather se vio obligado a darle la revancha. La charla con El Litoral gira en torno al boxeo, pero también a la vida. El mejor boxeador argentino se muestra como nunca con el Diario de Santa Fe.

Foto: Gerardo Martorina/Santa Fe Producciones

Dice que lo mejor que hizo fue atacarlo y faltarle el respeto. Pero hace autocrítica: “Me encimé mucho por la ansiedad de ganarle y al encimarlo me quedé sin distancia para los golpes que lastiman”.

Darío Pignata

Enviado especial a Oxnard (California)

dpignata@ellitoral.com

La primera parte de la nota, arrancando la “Misión Maidana” de El Litoral en la intimidad de su casa, con comida incluida. La segunda parte, en el final del viaje, una semana después en la soledad del gimnasio de Robert García. Entre un capítulo y otro la principal diferencia es que antes estaba con su familia y ahora ya está solo.

“Me sentí muy bien con mi familia, es como estar en mi casa. Entrenaba, descansaba y estaba con la bebé. A esta pelea la tomé con más tiempo, con mi familia acá. En la otra tuve que esperar que nazca la nena para venirme a entrenar. Ahora tengo más ganas, estoy con más confianza. La otra vez tenía ganas pero no sabía lo que iba a pasar. Sé lo que puede hacer él, ahora lo conozco y me dí cuenta de que le puedo ganar”.

—¿Cuántas veces volviste a ver la pelea con Robert García, tu entrenador?

—Volví a ver la primera pelea dos o tres veces, pero no con concentración o detenimiento para ver los errores y estudiarla. A éso lo haremos cuando el entrenador lo diga.

—¿Qué fue lo mejor?

—Lo mejor que hice fue el ataque pero hubo algunas cosas que no hice bien, salió casi todo lo que habíamos practicado sólo que me encimé mucho por la ansiedad. Me encimé mucho por la ansiedad de ganarle y al encimarlo me quedé sin distancia para los golpes. Lo vamos a corregir para hacerlo como tiene que ser porque después del quinto o sexto round me quedé un poquito y él se agrandó.

—¿Qué pensás de cara a la revancha?

—Que se le puede ganar, Floyd es difícil y muy defensivo. Eso es lo que más me afectó porque los golpes fueron todos a la guardia y al cuerpo, no lo lastimé en ningún momento pero él tampoco me tocó. Con distancia, corrigiendo los errores y con una mano bien le puedo hacer daño. También lo puedo noquear.

—¿Qué balance hizo Robert García?

—En mi equipo hubo conformidad, no le gané pero estuve ahí. Fue perder pero perder con el mejor. Con él cualquiera pierde, todos perdieron. Pero yo ahora no me conformo con éso para la revancha: quiero ganar.

—Es conocido que cambiaste de preparador físico, ya no está más Alex Ariza y trabajás con Raúl Robles. ¿Hay grandes diferencias?

—No, son casi iguales, pero cambian algunas cosas. Me siento muy bien y tuve poco tiempo de descanso así que tenía entrenamiento del otro campamento, por lo que empecé y a la semana ya estaba bien. Son pocas las cositas que vamos a cambiar.

—¿Pensabas que Mayweather te iba a dar la revancha enseguida?

—Yo pensé que no me iba a dar la revancha ahora, que iba a pelear con alguien antes o que no me la iba a dar nunca. Agradezco a mi mánager, Sebastián Contursi, porque trabajó mucho en ello y vuelvo a pelear con Floyd.

—¿Cómo se dio todo?

—Yo sabía que él tenía la fecha para el 13. Si no me daba la revancha, no hubiera vuelto a pelear este año. Me había relajado en casa, estaba tranquilo. Llamó Contursi y me dijo: “Te dio la revancha”. Yo cuando descanso me aíslo totalmente, ni la tele miro. En realidad, nunca escucho nada, ni me dicen, ni pregunto. Tenemos una tele y ni miramos, no me interesa. Yo entreno para Mayweather y lo de afuera no me interesa.

—¿Pudiste hablar con Floyd?

—En una de las presentaciones por cinco ciudades nos cruzamos en un aeropuerto y le dije gracias por darme de nuevo la oportunidad. Cumplió con la palabra y se lo agradecí.

—Perdimos la final del Mundial en Brasil, vamos sin Manu al de básquetbol y no lo fue bien a “Maravilla”. Es como que la gente necesita una alegría en la Argentina…

—Yo quiero ganar para disfrutar yo, mi familia y los amantes del boxeo. Todo el país va a estar mirando la pelea.

—Muchos aseguran que desde la época de Carlos Monzón que no se paraba el país para una pelea

—La revancha será mejor, estoy convencido

—Se especuló con Nueva York para la revancha…

—Me gusta pelear en Las Vegas, le quiero ganar en Las Vegas

—¿Si no lo embocás podés ganar por puntos?

—Estuve ahí, le tiré muchos golpes, es difícil pegarle. Se le puede ganar por decisión.

—¿Habías hecho alguna promesa si ganabas?

—Ninguna. Yo creo en el Gauchito Gil y creo mucho en Dios.

“Viví en Colonia Mascías”

  • “Les voy a contar algo: además de mi familia, de mis amigos ‘Piraña’ y Puig, estoy contento porque a la revancha vendrá don Ricardo Ferreiro, alguien que creyó en mí cuando no era nadie”, confiesa con los ojos brillosos.

“Ya te conté que mi primera vez fue en el club Sarmiento, con las peleas que armaba don Ricardo Linari, de Santa Fe. Arranqué a los 15, hice un par de peleas. Un día llegó a mi casa don Ricardo Ferreiro, que era árbitro de boxeo. Le dijo a mi mamá que yo tenía futuro de boxeador, que me dejara entrenar con él”. Al toque se ríe: “Mi vieja le dijo: ‘lléveselo, porque acá se porta mal’. Es verdad, ‘vagueaba’ mucho en el pueblo”. Cuando El Litoral lo consulta, explica: “Vaguear era quedarme hasta tarde tomando cerveza, sin hacer nada”.

Ferreiro se lo llevó seis meses a vivir a Colonia Mascías, en la costa del departamento Garay. “El Chino” se acuerda que entrenaba todo el día. “Un día don Ricardo me dijo firmame esta foto porque vas a ser campeón del mundo, pibe”. Siempre me tuvo fe y me acordé de él. Ahora, vendrá a la revancha y para mí es motivo de orgullo. Tenía razón, ¿no? ¡Mirá hasta dónde llegué!”.

Maidana: “Ahora ya sé quién es Mayweather y le puedo ganar”

En el gimnasio

El enviado del Diario El Litoral junto a Carlos Fertonani, de Santa Fe Producciones, empresa local que acercó varios sponsors al “Chino” Maidana en los últimos años. De fondo, el preparador físico mexicano Raúl Robles, que reemplazó a Alex Ariza. La segunda parte de la entrevista, después de la intimidad en su casa, se dio en la soledad del gimnasio de Robert García en Oxnard. No se saca la camiseta de Colón —del modelo que sea— ni para dormir.

Foto: Gerardo Martorina/Santa Fe Producciones

“Con cualquier guante”

  • “Si hago las cosas bien, le tengo que ganar con cualquier guante”, aclara desde el vamos “el Chino” Maidana para cortar de raíz cualquier excusa en medio de un tema polémico que viene de arrastre.

Luego sí, explica las sensaciones de todo ese revuelo que se armó antes de la primer pelea: “Me descolocó un poco porque los guantes que yo uso no tienen nada raro, me calzan muy bien y me quedan muy bien en las manos”.

Finalmente, “el Chino” cuenta a El Litoral que “en ese momento no pensé nada, sólo quería pelear nada más; por eso llegamos a un acuerdo con Mayweather por el tema de los guantes. Para esta pelea que viene no arreglamos nada”.

Y para cerrar el tema, deja una conclusión: “Si pienso que con los otros guantes no le puedo ganar, no subo. Le tengo que ganar con cualquier guante”.

EL “OTRO” MAIDANA QUE NADIE CONOCE

Ocho hermanos, anís de Margarita

Darío Pignata

Enviado especial a Oxnard (California)

dpignata@ellitoral

Esa gentileza de Maidana, de recibir a El Litoral —junto a este periodista, Carlos Fertonani de Santa Fe Producciones y el camarógrafo profesional Gerardo Martorina— con invitación a comer incluida junto a “sus mujeres”, Mariana y la pequeña Emilia de cinco meses, genera el ámbito ideal.

“Ella es Elsa, mexicana, cocina como los dioses, en unos minutos la van a probar”, dispara “el Chino”. Más rápida que Mayweather, Mariana le tira: “Marcos, los primeros días te cociné yo”. Tiene razón, la comida es riquísima, se nota la mano de Elsa y Juan Chan, los chef mexicanos que le preparan seis comidas al día.

“Lo que tengo permitido fuera de la dieta es el mate, sólo el mate”, explica el nacido en Margarita mientras se sirve una de las tantas veces que durará el encuentro un vaso de té helado preparado en una jarra enorme con hielo. “Es para cortar la sed”, afirma. El inseparable “Pileta”, más amigo que primo, le alcanza el control. “El Chino” se lo devuelve: “Poné TyC Sports o algún canal mexicano porque todos los otros están en inglés y no entiendo nada”.

“Nosotros somos ocho hermanos: cinco mujeres y tres varones. Ahora Fabián está acá, entrenando con Robert. En el pueblo, mis hermanas tenían un equipo de fútbol y ganaban todos los torneos libres, así que vivíamos comiendo lechones o pollos que eran los premios. En ese equipo, atajaba mi vieja y jugaban mis hermanas, nadie les ganaba. ¿Si yo juego a la pelota? Sí, soy derecho y me paro de “10””, revela “el Chino”.

Habla de la música de ingreso para esta revancha: “Le dije a Contursi que esta vez quiero elegir y quiero entrar con un chamamé que se llama “El Toro”. Esto viene de chico: en el campo no teníamos tele ni radio ni revistas. No llegaba nada. Era escuchar chamamé con mi papá todo el día. Estoy aprendiendo a tocar la guitarra, de oído nomás y me cuesta. Prefiero el chamamé Maceta”.

Nos da pie para volver a esa infancia en Margarita: “Siendo ocho hermanos no sobraba nada pero lo esencial, que era la comida, nunca nos faltó porque mi papá trabajaba todo el día. Por ahí, cuando iba al pueblo, quería tener un pantalón más o algunas zapatillas nuevas. Cuando venía ‘Pileta’ de Buenos Aires me traía cosas de regalo y ahora se desquita, me roba las camisetas de Colón”, bromea.

Hablando de lo material, la tiene clara: “Recién cuando nació ‘Yoyo’ me di cuenta de que podía vivir del boxeo, hasta ahí peleaba por pelear y nada más. Emilia, ahora, nació en mi mejor momento. Esto no va a durar para siempre, tengo que ganar por la gloria y para asegurar mi futuro y el de mis hijos, para que no les falte nada”.

 

Sala de apuestas
Entrevista a Josefina, una empleada de la sala. Por Darío Pignata | Enviado especial.


 

La gran pelea del sábado 13 de septiembre entra en cuenta regresiva y El Litoral está en el lugar del evento. Esperan superar el PPV anterior y llegará a más de 500 salas de cines.

D2-A-CHINO COCINANDO.JPGD2-B-GIMNASIO DE FLOY.JPG

Los unos y los otros. Maidana, disfrutando de algo tan simple como cocinar; contra la grandilocuencia del frente del gimnasio de Floyd Mayweather, con sus ostentosos automóviles estacionados.

Foto: Gerardo Martorina/Santa Fe Producciones

Darío Pignata

Enviado especial a Las Vegas (Nevada)

dpignata@ellitoral.com

Esta ciudad no para nunca, se los aseguro. Hay dos hoteles en particular que hacen prolongar la sensación que siempre es de día: uno es el París, el otro es el Venetian.

El primero, con la réplica de la Torre Eiffel de París; el segundo, con las góndolas tan típicas de Venecia. ¿Qué tienen en común?: que el techo simula ser cielo, bien celeste y clarito como si siempre fuera de día; así es, en plena noche, este lugar del mundo donde parece haber gente que no duerme nunca.

Ahora sí, después de tres días en esta ciudad, el marketing de Mayweather-Maidana 2 se instaló con todo. Los taxis iluminan su parte alta con la cara de los dos boxeadores y tanto el “Chino” como Floyd se multiplican cada vez más en los carteles.

Como se sabe, desde cada representación acordaron presentar la pelea en cinco ciudades distintas de los Estados Unidos. “Cada uno iba en su charter, prácticamente sin verse. Llegaban casi juntos al lugar elegido; por ejemplo, en Nueva York, el lugar elegido fue el tradicional Empire.

“La verdad que estuvo bueno”, dijo el “Chino” a El Litoral con esa simpleza que lo caracteriza. Casi al mismo tiempo, cuando es consultado por esta frase, “Contu” (así le dicen a Sebastián Contursi, su manager) se ríe recordando que cuando le propuso la idea al “Chino” fue el mismo púgil de Margarita que le preguntó “¿no podrán ser dos ciudades nomás”?.

Hay un anécdota de estos cinco cruces en los aeropuertos que nadie contó. Ni bien Contursi confirmó la pelea y le avisó a Maidana, el propio “Chino” subió un Twitter en su cuenta de la red social donde dejaba en claro que Mayweather “era un hombre de palabra, cumplió en darme la revancha”.

Si bien los vuelos eran charteados (es decir, privados), cada uno se manejaba por su lado. Pero en un aeropuerto coincidieron y cuando al “Chino” le dieron ganas de ir al baño, se cruzó en esa sala VIP cara a cara con Mayweather. Un ocasional traductor le explicó al mejor boxeador del mundo lo que el “Chino” quería decirle y que era agradecerle por haber cumplido con la palabra de darle la revancha.

¿Saben por qué no trascienden este tipo de gestos? Por una sola cosa: es algo que no vende. Como cuando subieron una foto los dos abrazados y automáticamente “fue borrada” de cada cuenta de Twitter de los dos.

Si un gesto sorprendió, para los que conocen al “Chino”, fue ese famoso empujón que le dio a Mayweather, para muchos algo que estaba armado, preparado y digitado. “Ahora el Chino entró en el juego del moreno”, pensaron.

En la intimidad de ese almuerzo en Oxnard con El Litoral, el mismo Marcos René Maidana borró cualquier posibilidad de “circo armado”, dejando en claro que “yo sé lo que le gusta hacer a él y quizás él no sabe lo que no me gusta que me hagan a mí. Me molestó que se me acercara tanto, que se me viniera tan encima de mi cara, por eso reaccioné”.

En esta “Misión Maidana”, El Litoral logró nuevamente estar en los dos campamentos. Se trata, claro está, del agua y el aceite. Es por eso que el sábado 13 de septiembre, en el MGM Arena de Las Vegas, no sólo pelearán dos boxeadores sino que chocarán dos estilos. No sólo de entender el boxeo, sino de vivir la vida. Dicho sea de paso, el mismo día que pelea el “Chino” con “The Money” en esta ciudad, llegará Marc Antony al Mandalay Bay, con lo cual el que cometa el pecado de venir con su esposa tiene la excusa ideal: el caballero a la pelea y la dama a suspirar con las canciones.

Mayweather sigue con su show interminable. Este mes fue tapa de la revista Mlife y la TV lo mostró junto al alcalde de esta ciudad con una pala en la mano poniendo el árbol fundacional del MGM Resorts, un proyecto hotelero y edilicio de cara al 2016 que pretende eclipsar todo lo visto hasta ahora en esta ciudad increíble. Párrafo aparte para la imagen de Mayweather con la pala: algunos amigos en Santa Fe, como Alberto Malqui y Santiago Amézaga le tienen más miedo a lo segundo que a lo primero (por si no quedó claro a la pala antes que a Floyd).

Lejos de ese show galáctico que monta “The Money” (¿entrará nuevamente con Justin Bieber de cábala?) está el “Chino” entrenando silenciosamente en Oxnard, ahora sí con la sola compañía del inseparable “Pileta”, su PF, su entrenador Robert García, los dos chef mexicanos (Elsa y Juan), los tres sparrings y millones de argentinos cruzando los dedos para la revancha. A sus seres queridos (mujer e hijos) los verá recién la semana previa a la pelea.

El panorama con el que se encontró El Litoral en el Barrio Chino donde está enclavado el gimnasio de Mayweather fue peor que el que descubrimos en abril de este mismo año para la primera pelea. Muchos más custodios y muchos más autos propios: dos Rolls Royce y una Ferrari.

No sabemos si, entre otras cosas, la culpa fue de El Litoral por la exclusiva anterior, pero a Mayweather le cambiaron la jefa de prensa y ahora está Lisa Milner. “No habla una palabra de español, es para que no se le acerquen los medios latinos”, explican los colegas de Univisión.

Ricky Brasil, su asistente, atendió a este diario en el mismo gimnasio: “A diferencia de la otra vez, ahora Floyd no quiere recibir a nadie por fuera del protocolo de prensa”.

Así están los dos campamentos: el agua y el aceite. No se trata de creer que uno es mejor que el otro, pero está claro que están en las antípodas. Es por eso que el 13 de septiembre, en el MGM, no pelearán sólo dos boxeadores sino que chocan dos estilos. Distintos y distantes. Para entender el boxeo y para vivir la vida.

D2-C-MERCHANDAISING DE FLOY EN MGM.JPG

Costos diferentes. Como se explicara en notas anteriores, las remeras exclusivas de “The Money” cuestan 45 dólares; frente a los 30 que están valuadas las de la pelea, con el rostro de ambos contendientes.

Foto: Gerardo Martorina/Santa Fe Producciones

Apoyo latino total

Una rápida recorrida de El Litoral por Fremont Street, la famosa calle techada e iluminada de Las Vegas, dejó en claro a la hora de las encuestas que el “Chino” Maidana tiene cada vez más adeptos en la colonia latina que está radicada acá o que viene a visitar a sus familiares en vacaciones.

En una peatonal techada, donde nació la ciudad hace varios años, se nota claramente que no hay problemas con la boleta de la luz. Uno puede allí chocarse con Superman, darle la mano a Mario Barakus con sus oros colgados, escuchar a Elvis y creer que Mike Tyson está al lado de uno para sacarse una foto.

Personajes y personalidades de las películas a cada paso hacen las delicias de los visitantes: cualquier foto con ellas oscila los diez dólares. Esa arteria tiene dos grandes escenarios donde casi siempre hay música en vivo.

En ese marco, El Litoral encuestó a los latinos y el apoyo para el “Chino” Maidana es total, fundamentalmente de la gran colonia mexicana. “Esta vez no se le va a escapar, además estaría bueno que Mayweather salga a boxear y deje de corretear como hizo la otra vez”, es una de las frases que dispara Juan que junto a su familia llegó desde Tijuana.

Con sombrero texano a cuestas, Emilio reconoce a “Carlos Monzón como el mejor boxeador santafesino de la historia y Julio César Chávez como el mexicano más guapo”.

En otro de los rincones de la calle techada de Las Vegas, casi al mismo tiempo que por los rieles del techo aparecen colgados de un extremo al otro dos mujeres y dos hombres, Juan Antonio es de Yucatán y también apuesta todo al “Chino” Maidana: “Ya compramos los tickets y vendremos de México para verlo. Es guapo el argentino de ustedes y lo buscó por todos lados; ojalá que ahora lo pueda conectar a ese moreno bailarín”.